MUJERES

Once personas se aferraban a una misma cuerda que colgaba de un helicóptero, diez hombres y una mujer.
 
La cuerda no era suficientemente gruesa como para soportar el peso de todos, por lo que
decidieron que una persona debía soltarse. De otro modo, todos caerían.
 
No lograban elegir quién sería esa persona, pero entonces la mujer, con voz firme, anunció que se ofrecía voluntariamente para soltarse de la cuerda.

Después de todo, dijo, estaba acostumbrada a relegar sus intereses propios, ya que:  
Como madre siempre daba prioridad a los hijos;
Como esposa, anteponía los intereses de su marido a los propios,
Como hija se doblegaba ante su padre,
Como profesional permitía que sus jefes obtuvieran el crédito por sus logros.   

 
Moraleja para los hombres:
Nunca se fíen de la abnegación de la mujer, es noble pero no idiota
JAMAS ACEPTES QUE ALGUIEN MENOSPRECIE TU DIGNIDAD NI TU CALIDAD DE SER HUMANO VALES MUCHO Y PUEDES LLEGAR A SER ALGUIEN IMPORTANTE, INDEPENDIENTE SIGUE TUS SUEÑOS NO LOS ABANDONES NUNCA
no te olvides de dejar tus comentarios

 

 

 

 

 

 

Tus comentarios son importantes para nosotros

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s